Tras unos días sin poder volver al Valle por todo el tema de las inundaciones, abrieron el Congosto del Ventamillo y pudimos volver a casita. Vimos las consecuencias de las riadas y la verdad que es impresionante… pero por suerte no ha habido nada mas que daños materiales. Entre todo esto, dado que ha sido una primavera muy lluviosa y la cantidad de nieve que hay, los prados y las montañas están preciosas. Aprovechando que estábamos allí, ¿Que hicimos? nos fuimos a escalar a la Torre de Marfil.
Subimos por la fisura que hay en el centro de la pared. Vía tranquila y muy asequible, perfecta para disfrutar de un día maravilloso y de las magnificas vistas que nos acompañaban a la espalda.
Empezamos a escalar después de comer, aprovechando la sombra en la pared, y eso nos dejo contemplar como el sol iba cayendo, dejado una luz y un paisaje precioso,…. mientras agradecía poder vivir en un valle tan bonito y lleno de vida como es el Valle de Benasque.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This