Aprovechando las lluvias de estos días nos fuimos con nuestra clienta a unos de los afluentes de congosto del vemtamillo. La entrada hasta llegar a la cabecera de los rápeles grandes fue selvático, muy muy cerrado de vegetación ya que por allí no pasa ni un alma. Solo vimos pisadas de jabalís. Una vez llegamos a la consecución de rapeles fue muy bonito, hasta llegar a la misma carretera de acceso al valle. Se puede decir que es un barranco de coleccionista.
Visitanos en:
Tlf: 638 61 28 35

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This